Los libros de principio de curso son un gasto ordinario

La ley exige a los progenitores no custodios que abonen un pago mensual como alimentos para el menor, y que se ocupen tambén del abono de los gastos extraordinarios, generalmente, por partes iguales, con el otro progenitor.

Es cuestión recurrente qué conceptos van englobados dentro de ese concepto de gastos extraordinarios. Aquí hoy sólo vamos a centrarnos en uno en el cual el Tribunal Supremo acaba de poner orden, y que son los gastos que se originan a principio de curso de libros y material escolar.

La reciente STS de 15 de Octubre de 2014 resuelve la cuestión, estableciendo que dichos gastos son ordinarios.

QUINTO.- En aplicación de lo expuesto:

1. Los gastos causados al comienzo del curso escolar de cada año son gastos ordinarios en cuanto son gastos necesarios para la educación de los hijos, incluidos, por lo tanto, en el concepto legal de alimentos. Sin esos gastos los hijos no comenzarían cada año su educación e instrucción en los colegios. Y porque se producen cada año son, como los demás gastos propios de los alimentos, periódicos (lo periódico no es solo lo mensual) y, por lo tanto, previsibles en el sí y aproximadamente en el cuánto.

2. La consecuencia es obvia: son gastos que deben ser tenidos en cuenta cuando se fija la pensión alimenticia, esto es, la cantidad que cada mes el cónyuge no custodio debe entregar al cónyuge custodio como contribución al pago de los alimentos de los hijos comunes.

3. Establecido lo anterior, son gastos extraordinarios los que reúnen características bien diferentes a las propias de los gastos ordinarios. Son imprevisibles, no se sabe si se producirán ni cuándo lo harán, y, en consecuencia, no son periódicos.

El alto tribunal considera que son gastos ordinarios por ser necesarios para que puedan asistir a clase cada año, y por tanto, son períodicos -anuales- y puede aventurarse su importe, lo que obliga a incluirlos en la cuantía que se fije para los alimentos. Recordemos que las tablas fijadas por el CGPJ para cálculo de alimentos ya excluían tanto los gastos de educación como los de vivienda por lo que este pronunciamiento concuerda perfectamente con el sistema recogido en dichas tablas.

Además, la sentencia deja una Interesante definición de los gastos extraordinarios, definiéndolos como aquellos imprevisibles, que no se sabe cuando se producirán, poniendo el acento en la posibilidad de que ocurran ó no, y en su periodicidad, y no en su cuantía.

Nosotros hemos defendido siempre el carácter extraordinario de los gastos de principio de curso, porque la cuantía de los mismos no es fija, y difícil de precisar, y además suelen ser de una cuantía importante, que les hace merecer el calificativo de “extraordinarios”.

Creemos más práctico que, en el convenio regulador se recoja expresamente que dichos gastos se abonen por mitad de los cónyuges, lo que evita que la aparición de esots gasto suponga para el cónyuge custodio una carga importante, y para el no custodio un incremento de su pensión que puede ser incluso insuficiente para cubrir los gastos de material de inicio de curso.

Una vez más, insistimos en la importancia de que las partes regulen consensuadamente sus relaciones, en especial por los hijos, para evitar soluciones legales que pueden resultarles más incomodas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s