No es una buena idea…

No hace mucho un buen amigo mío compartía en su red social, con la mejor intención, una imagen con consejos para evitar el desahucio derivado de una ejecución hipotecaria, alquilando la vivienda por unos cien años por un euro al mes.

¡Que mala idea!Me sorprendió encontrarme con un texto que yo creía ya desterrado de las redes sociales ó de los dichosos correos encadenados. Viendo el número de veces que se había compartido la imagen entendí necesario recordar porqué todo lo que dice es completamente inútil, pero es que además puede ser peligroso. Como le decía a mi amigo, esto no ayudaba, y además podía producir algún dolor de cabeza más a quien siguiera sus consejos.

No era una buena idea seguir esos consejos, como tampoco es alquilarle tu casa al gato para evitar el desahucio…

Es inútil

Actualmente, la Ley de Arrendamientos Urbanos establece como plazo máximo de alquiler de una vivienda el de 3 años, aunque luego exista posibilidad de prorrogarlo anualmente hasta 5 años con el consentimiento del propietario, eso si.

Es cierto que la ley establece que hay que respetar al inquilino que ocupa una vivienda con un contrato que tenga visos de ser lícito, y que esté inscrito en el registro de la propiedad, al menos durante el periódo mínimo de alquiler, pero nunca tendrán amparo aquellos contratos que sean un fraude de ley, como ocurriría si pretendemos hacer creer a un juez que un contrato de alquiler de cincuenta ó cien años, por una renta ridícula, es algo perfectamente normal en el mundo real y se ha hecho de buena fé…

Pero además, generalmente los contratos de hipoteca impiden expresamente el arrendamiento al deudor hipotecario. Es habitual que la escritura de hipoteca incluya en su clausulado una prohibición de alquilar la vivienda, sin consentimiento expreso del banco, lo que abocaría a la nulidad del mismo.

Así que hasta ahora, no hemos hecho nada. Pero por si esto fuera poco, es que además…

Es peligroso

Porque podría tener consecuencias penales para todos los implicados en el contrato, ya que el código penal recoge expresamente como delito “cualquier acto de disposición patrimonial o generador de obligaciones que dilate, dificulte o impida la eficacia de un embargo o de un procedimiento ejecutivo o de apremio, judicial, extrajudicial o administrativo, iniciado o de previsible iniciación” (art. 257.1.2º del Código Penal). Así que hasta el gato que figure como eventual arrendatario (otra estupenda idea que también he visto circular por la red) puede verse imputado en un procedimiento criminal.

En definitiva, existen muchas formas de oponerse a una ejecución hipotecaria, y estrategias a seguir ante un desahucio, pero hay que huír de soluciones que sólo añadirán más quebraderos de cabeza a una situación que ya de por si no es agradable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s